Skip to main content

Full text of "Recursos para la Escuela Sabatica (2do. Trimestre 2008)"

See other formats


Historias reales edificantes 



r^j JÓVENES 

14 de junio de 2008 



UJiyryn 



f~° 



relato bíblico: 2 Crónicas 32; 2 Reyes 19 




linterna 



«Así salvó Jehová a Ezequías y a 
los moradores de Jerusalén de 
las manos de Senaquerib rey de 
Asiría, y de las manos de todos; 
y les dio reposo por todos lados» 
(2 Crónicas 32:22). 



«No hay nada que inspire tan prestamente fe 

como el ejercicio de ella. El rey de Judá se había 

preparado para la tormenta que se avecinaba; y 

ahora, confiando en que la profecía pronunciada 

contra los asirios se iba a cumplir, fortaleció su alma en Dios. [...] ¿Qué importaba que 

los ejércitos de Asiría, que acababan de conquistar las mayores naciones de la tierra, y 

de triunfar sobre Samaría en Israel, volviesen ahora sus fuerzas contra Judá? [. . .] Judá 

no tenía motivos de temer, porque confiaba en Jehová» [Profetas y reyes, p. 261). 



IDENTIFÍCATE 
CON LA 
HISTORIA 

«Después de estas cosas y de 
esta fidelidad, vino Senaquerib rey 
de los asirios e invadió a Judá, y 
acampó contra las ciudades fortifi- 
cadas, con la intención de conquis- 
tarlas. Viendo, pues, Ezequías la 
venida de Senaquerib, y su inten- 
ción de combatir a Jerusalén, tuvo 
consejo con sus príncipes y con sus 
hombres valientes, para cegar las 
fuentes de agua que estaban fuera 
de la ciudad; y ellos le apoyaron. 
[...] Después con ánimo resuelto 
edificó Ezequías todos los muros 
caídos, e hizo alzar las torres [...] y 
también hizo muchas espadas y 
escudos. 

«Y puso capitanes de guerra 
sobre el pueblo, y los hizo reunir en 
la plaza de la puerta de la ciudad, y 
habló al corazón de ellos, diciendo: 
"Esforzaos y animaos; no temáis, ni 
tengáis miedo del rey de Asiría, ni 
de toda la multitud que con él viene; 
porque más hay con nosotros que 
con él. Con él está el brazo de 
carne, mas con nosotros está 
Jehová nuestro Dios para ayudar- 
nos y pelear nuestras batallas". Y el 
pueblo tuvo confianza en las pala- 
bras de Ezequías rey de Judá. 

«Después de esto, 



Senaquerib rey de los asirios, 
mientras sitiaba a Laquis con todas 
sus fuerzas, envió sus siervos a 
Jerusalén para decir a Ezequías rey 
de Judá, y a todos los de Judá que 
estaban en Jerusalén: 

«Así ha dicho Senaquerib rey de 
los asirios: "¿En quién confiáis 
vosotros, al resistir el sitio en 
Jerusalén? ¿No os engaña 
Ezequías para entregaros a muerte, 
a hambre y a sed [...]? ¿No habéis 
sabido lo que yo y mis padres 
hemos hecho a todos los pueblos 
de la tierra? ¿Pudieron los dioses de 
las naciones de esas tierras librar su 
tierra de mi mano? [...] Ningún dios 
de todas aquellas naciones y reinos 
pudo librar a su pueblo de mis 
manos, y de las manos de mis 
padres, ¿cuánto menos vuestro 
Dios os podrá librar de mi mano?" 

«Mas el rey Ezequías y el pro- 
feta Isaías hijo de Amoz oraron 
por esto, y clamaron al cielo. Y 
Jehová envió un ángel, el cual 
destruyó a todo valiente y 
esforzado, y a los jefes y 
capitanes en el campa- 
mento del rey de Asiría. 
Éste se volvió, por 
tanto, avergonzado 
a su tierra; y 
entrando en el 
templo de 






su dios, allí lo mataron a 
espada sus propios 
hijos. 

«Así salvó Jehová a 
Ezequías y a los morado- 
res de Jerusalén de las 
manos de Senaquerib rey 
de Asiría, y de las manos 
de todos; y les dio reposo 
por todos lados». 

(2 Crónicas 32:1-22) 



EXPLICA 

LA 

HISTORIA 



otros ■ 

ojos 

«Adquirimos fuerza, valor y confian- 
za con cada experiencia en la que nos 
detenemos y miramos de frente al 
temor.[...] Debemos hacer aquello 
que pensamos que no podemos». 
— Eleanor Roosvelt, Primera 
Dama, y humanitaria norteame- 
ricana, diplomática de las 
Naciones Unidas del 
siglo XX. 



1 . ¿Qué preparativos hizo el rey 
Ezequías para el ataque de 
Senaquerib sobre Jerusalén? 



4. ¿Cómo crees que el pueblo 
de Judá reaccionó al mensaje de 
Senaquerib? 



2. ¿Qué mensaje de esperanza 
presentó Ezequías a su pueblo? 



3. ¿Cómo trató de asustar 
Senaquerib al pueblo de Judá? ¿En 
qué basaba su confianza? 



5. ¿Por qué crees que el Señor 
venció a los asirios directamente 
en vez de hacer que el ejército de 
Judá peleara y ganara la batalla? 



¿Qué opinas? 



Encierra en un círculo «Acuerdo» 
o «Desacuerdo» para indicar tu opi- 
nión sobre cada declaración. 



• Las personas que creen en 
Dios nunca necesitan tener 
temor. 






Acuerdo 



Desacuerdo 




• Dios se encargará de que 
nada malo le pase a su pueblo. 



Acuerdo 



Desacuerdo 



• Podemos confiar en que 
Dios cuidará de nosotros aun 
cuando las cosas no vayan 
bien. 



Acuerdo 



Desacuerdo 



» Hacer preparativos para tiempos 
difíciles demuestra una falta de con 
fianza en Dios. 



No los temáis; porque 
Jehová vuestro Dios, él es el 
que pelea por vosotros» 
(Deuteronomio 3:22). 
«Éstos confían en carros, y aqué- 
llos en caballos; mas nosotros del 
nombre de Jehová nuestro Dios 
tendremos memoria» (Salmos 20:7). 
«Y dijo: Oíd, Judá todo, y voso- 
tros moradores de Jerusalén, y tú, 
rey Josafat. Jehová os dice así: No 
temáis ni os amedrentéis delante de 
esta multitud tan grande, porque no 
es vuestra la guerra, sino de Dios» 
(2 Crónicas 20:15). 
«¿Qué, pues, diremos a esto? Si 
Dios es por nosotros, ¿quién 
contra nosotros?» (Romanos 
8:31). 

«Alzaré mis ojos a los mon- 
tes; ¿De dónde vendrá mi 
socorro? Mi socorro viene 
de Jehová, que hizo los 
cielos y la tierra» 
(Salmos 121:1, 2). 



Acuerdo 



Desacuerdo 



otros 

01 




abias? 



«No desperdicies la vida 
en dudas y temores; gás- 
tate en el trabajo que tie- 
nes por delante, seguro de 
que el rendimiento acertado 
de los deberes de esta hora 
serán la mejor preparación 
para los tiempos venideros». — 
Ralph Waldo Emerson, poeta, ora- 
dor y ensayista norteamericano del 
siglo XIX. 

«Confía en Dios con fe de niño 
y no temerás el mal, porque 
puedes tener la seguridad de 
que aun "si el enemigo 
viniera como una inunda- 
ción" el Espíritu del Señor 
levantará un estandarte 
en su contra». — Henry 
Blunt, clérigo inglés 
del siglo XIX 



enaquerib, rey de Asiría, 
gobernó su imperio duran- 
te 24 años. En ese tiempo, 
Asiría fue la nación más 
poderosa y temida en esa parte del 
mundo. Sargón, el padre de 
Senaquerib, venció a Israel, el 
reino del norte, y se llevó cauti- 
vos a 27,000 israelitas. El pue- 
blo cautivo posiblemente fue 
puesto a trabajar cavando cana- 
les en Nínive, la nueva capital 
asiría. Senaquerib también 
derrotó a los babilonios, pero no 
pudo vencer al rey Ezequías de 
Judá, a pesar de que su nación 
era bastante pequeña y no dema- 
siado poderosa. La 
confianza en 
Dios hizo 
que el rey 
Ezequías y su 
pueblo pudie- 



ran resistir contra un tirano 
que había vencido a todos los 
demás. 




Aplícala a tu vida 



Sábado 

Cuando el ejército de Senaquerib 
sitió a Jerusalén, Ezequías tomó 
pasos prácticos para alistarse para la 
guerra. De 2 Crónicas 32:1-6, escribe 
tres cosas específicas que Ezequías 
hizo para preparar a Jerusalén para el 
ataque. 

1 . 

2. 

3. 

¿Qué nos dicen los preparativos 
que realizó Ezequías acerca de su 
confianza en Dios? ¿Demuestran que 
tuvo confianza en Dios, o que no la 
tuvo? 

Imagínate que vas a presentar un 
examen muy difícil. Le pides a Dios 
que te ayude, pero también estudias 
diligentemente. Estar bien preparado 
no demuestra falta de confianza en 
Dios, por lo contrario, nos ubica en un 
lugar donde Dios nos puede ayudar. 

Domingo 

El sitio era una táctica de guerra muy 
popular en los días de las ciudades 
amuralladas. Simplemente ubicabas al 
ejército afuera de la ciudad enemiga y 
esperabas a que se rindieran o se le 
acabaran los alimentos. Este era el 
plan de Senaquerib para conquistar la 
ciudad de Jerusalén. 

Por supuesto, si tú eras el que 
esperaba afuera de la ciudad, tus sol- 



dados se podrían aburrir, enfermar o 
simplemente alejarse por la falta de 
acción. Así que el ejército atacante 
hacía cuanto estuviera en su poder para 
que el efecto del sitio se acelerara. Esto 
incluía enviar mensajes para debilitar la 
moral de los que estaban dentro de los 
muros. 

El mensaje de Senaquerib al pueblo 
de Jerusalén acertó en el mismo cora- 
zón de su esperanza, es decir, la fe de 
Ezequías en Dios. ¿Qué les recordó 
Senaquerib a los judíos para hacer que 
se debilitara su fe? 



Los ejércitos asirios habían experi- 
mentado un éxito inmenso. Ninguno de 
los dioses de las naciones que habían 
conquistado pudieron con ellos. Pero el 
Dios de Israel no se parecía a los otros 
dioses. Él era verdadero, estaba listo y 
tenía la capacidad de defender a su 
pueblo. 

Lunes 

Lee el Texto clave (2 Crónicas 
32:22) en diferentes versiones de 
la Biblia (si no tienes diferentes Bi- 
blias disponibles, puedes acceder a 
www.biblegateway.com). Nota cómo la 
última parte del texto («les dio reposo 
por todos lados») se traduce en las 
diferentes versiones. 



¿Cuál de estas traducciones te 
anima más al pensar acerca de la pro- 
tección de Dios sobre ti? 



Martes 

lo hay nada que inspire tan presta- 
I mente fe como el ejercicio de ella». 
El pasaje de Profetas y reyes registrado 
en la sección Linterna nos dice que la 
mejor manera de desarrollar mayor con- 
fianza en Dios es sencilla, ¡simplemente 
ejercer nuestra confianza en él! El pue- 
blo de Judá descubrió que el Señor no 
era como otros dioses. Verdaderamente 
tenía el poder para salvarlos. 

Piensa en una situación de tu vida 
hoy en la que necesitas confiar en Dios 
para cuidarte. Luego, piensa en tres 
ocasiones en el pasado en las que sabes 
que Dios te ha protegido y ayudado. 
Escríbelas en el espacio a continuación: 

1 . 

2. 

3. 



Miércoles 

Escoge uno de los versículos de la 
sección Puntos de impacto que 

encuentras animador. Corta una tira de 
papel grueso para manualidades de dos 
centímetros y medio de ancho. Copia el 
versículo cuidadosamente en la tira. 
Úsalo como un marcador en tu Biblia 
como recordativo de confiar en Dios en 
momentos difíciles. 

Jueves 

Repasa la sección del martes. ¿Se te 
dificulta confiar en Dios por no tener 



suficiente experiencia en hacerlo? 
También puedes aprender de las expe- 
riencias de los demás. Si no tuviste tres 
casos sobre los cuales escribir el martes, 
habla con tus padres, algún maestro o 
amigo que ha sido cristiano más tiempo 
que tú. Pídele ejemplos de los momentos 
en que Dios ha mostrado su capacidad 
de cuidar de ellos. Si todavía necesitas 
un tercer ejemplo, escribe: «Dios salvó a 
Jerusalén del ejército de Senaquerib». La 
Biblia está llena de ejemplos mostrando 
la manera en que Dios obra en favor de 
su pueblo. 

Viernes 

Vuelve a leer las secciones del martes 
y el jueves. ¿Pueden las experien- 
cias que enlistaste -los momentos 
cuando Dios se manifestó en tu favor o 
en favor de otros en el pasado-, darte 
mayor ánimo al pensar en los proble- 
mas que debes enfrentar hoy? 

Deja tu situación en manos de Dios, 
recordando la manera en que Ezequías 
y el pueblo de Judá se acercó a él en 
busca de ayuda cuando estaban a punto 
de ser atacados. Agradécele por lo que 
ha hecho en tu favor en el pasado y píde- 
le que te dé fe par confiar en él comple- 
tamente en la situación de hoy. 



s* 



i de le 



Plan de lectura para esta semana* 

Profetas y reyes, capítulo 30 

*Siguiendo este plan podrás leer al menos 

un libro cada año de la serie 

El conflicto de los siglos.